20 de octubre de 2005

De Sueños Utópicos y Glorias Vanales...

Dejando atrás el luto de mi pecado metálico, he de retomar la secuencia de actualización de este espacio... y es precisamente a través de mis viajes mentales hacia el pasado, cuando uno descubre la pobreza espiritual que cargamos y lo paupérrimo de las satisfaciones de este mundo bizarro...

Realmente han sido pocas, muy pocas la veces que me he arrepentido de las decisiónes tomadas. Y aun en ellas, creo que no es precisamente arrepentimiento lo que me invade, pues cada uno de esos caminos mal elegidos me han traído, para bien y para mal, justo a donde me encuentro actualmente.

Hace 7 años tomé una decisión que, en aquel entonces, parecía trascendental... el resultado: La mejor elección jamás tomada. La vida que se desenvolvió ante mí después de eso no la cambiaría por nada. Con todo y los errores que cometí y sigo cometiendo.

El por qué, es de fácil resolución: las cosas que más aprecio, los momentos que más recuerdo, el estar presente en el fin de una vida parte de la mía, todo eso se generó en esa etapa. Simplemente por eso.

Aún así, gente cercana y querida y lejana y no tan querida, siempre cuestionó esa decisión. Existió el apoyo, pero no la comprensión. Cuando regresé y las cosas seguían estando bien para mí, no dejaba de sentir esa carga de prejuicio y compromiso sobre mi espalda.

Para entonces, yo ya tenía bien definida la vanalidad de aquella trascendente decisión, pero tenía que seguir liberando mi alma de semejante obligación, por lo mismo que sigo haciendolo actualmente con otras cosas: porque para vivir tu vida como quieras, tienes que pagar el precio de cargar una vida prediseñada (¡¡probablemnte si viviera en Praga o Budapest, no estaría extirpando mis demonios a través de este blog!!).

Despues, fueron tres años de preocupación por algo que no me importaba... fueron muchas noches de insomnio por algo que me causa sueño... fue mucho tiempo de estrés e intranquilidad por algo que no significa absolutamente nada para mí, pero que para el mundo que se desarrolla a mi alrededor tiene ese halo de gloria hueca que enorgullese las hipócritas miradas de sus habitantes.

Hace unas semanas, esa carga llegó a su fin. Sentado en la cofradía de la vida prediseñada, mi existencia por fin esta justificada por escrituras sagradas que me apuntan como alguien valioso en sus escencias.

Mientras tanto, mi existencia en el aquelarre de mis sueños sigue imperturbable...

Relajado porque libero mi espalda de un costal de opiniones y posiciones huecas, pero consciente de que sin el más mínimo deseo de hacerlo, tendré que cargar próximamente con los nuevos orgullos de otros, para satisfacer sueños que no me pertenecen y que no están ni remotamente cerca de valer algo comparados con mis ilusiones cada vez menos utópicas...

8 de octubre de 2005

Cayéndo de la Gracia de la Furia...

"Something's there that gave the strengths, that's stronger than the threshold of our pain"

- Death Is On It's Way (Falling From Grace Pt.2)


Interrumpiéndo la continuidad con la que he venido publicando (ya retomaré dicha continuidad en próximos textos), hago un paréntesis para hablar de algo que sucede justo en este instante:

justo hoy, justo ahora, uno de mis más grandes sueños - musicales y de vida - acontece en la Ciudad de México... y yo me encuentro escribiendo estas líneas...

Tres seres que, juraba y perjuraba, jamás iban a estar a corta distancia de mí y mis sueños de verlos, se encuentran en este mismo momento, en estos mismos minutos, cautivando a miles de personas entre las cuales no estoy y merecería estar.. porque puedo asegurar sin temor a equivocarme que no hay NADIE en este país que ame tanto la Furia.

Para much@s que lean esto, sonará como una de las estupideces más grandes jamás leída el que les dedique este espacio. Prácticamente nadie podrá entender la profunda, profundísima, tristeza que me produce el estar escribiendo estas líneas desde mi PC, en vez de estar alcanzando múltiples orgásmos por cada una de las fibras nerviosas de mi ser producidos por su ejecución y pasión.

Musicalmente no hay nadie que admire más... no hay nadie que ame más... asi de simple.

Pero aqui estoy... y esa fue mi decisión. Los motivos por los cuales me quedé serían para tod@s aun más incomprensibles que la desbordada pasión que siento por estos tres individuos y la infinita tristeza que me embarga...

Por hoy, he vendido mi alma musical. he caído de la gracia... pero lo hice por una muy buena razón.

Asi que pido perdón a mi alma de músico, a mi melómana iluminación porque hoy y justo ahora no estoy rindiendo pleitesía a ellos:

Aquellos que me rescataron del Reino del Miedo y de una Ejecución Garantizada, aquellos, representantes de perfecto músico y Hombre Perfecto que me mostraron los Secretos en Un Mundo Bizarro, los que me ilustraron la Reflexión de una Sombra, que me encontraron Atrapado, cual un Eslabón Perdido, tras Diéz Años en Furia, que clarearon el Negro en mi Mente a través de una sinfónica Lengua Muerta, hacia El Final de Todos los Días, y me llevarón a la iluminación musical entre XIII Fantasmas... me dieron la Bienvenida al Otro Lado, me mostraron la Unidad y me convirtieron en el Cazador de Sonidos que hoy soy como músico...

Rogaré por el resto de mis días que los Dioses de la Música laven mis pecados y me concedan la oportunidad de encontrarlos otra vez en mi camino... porque los seguiré desde la cuna hasta la tumba...

7 de octubre de 2005

El Equilibrista (parte 4: la mano, el canto y la tormenta...)

Aun no me terminaba de recuperar de ese encuentro ajeno de las fauces de El Príncipe, cuando ya tenía que enfrentar a mis propios demonios...

Una de esas tantas veces que ví de frente los corceles de un apocalipsis de vida prediseñada ocurría sin mayor trascendencia de lo normal. Yo, enloquecido, mirándome a través de un espejo subconsciente y preguntándome por enésima vez por qué chingaos seguía este camino.

"Si yo soy un artista, carajo"... pero aun así, heme aquí. Falto a mi promesa de no perder mi punto de equilibrio por miniedades como la vida prediseñada, me encontraba aun sumergido en el diluvio nuestro de cada día.

Fue entonces cuando todo comenzó a suceder...

Al borde del desquiciamiento, una vez más la iluminación y la rectitud llegaron a mis chacras lacras: mi destino en la vida prediseñanda cambió de forma un tanto brusca, y derrepente me ví realizando labores que, no dejan de ser una imposición, pero que me alejan de todos aquellos momentos de locura interna que me hacían perder la razón momentánea. Me enviaron a una diminuta isla donde, aun me encuentro perdido, pero a salvo de la tormenta...

Es curioso: la perspectiva de los tiburones cambia cuando no te están haciendo pedazos. Ahora hasta disfruto de las creaciones marinas de este oceano de monotonía. Ahora veo el destino de otra forma, ahora disfruto de la marea...

No deja de ser extraño las miles y miles de vueltas que damos en La Mano de Buda para ignorar el canto de las sirenas... he luchado tanto para borrar y minimizar mi vida prediseñada, que olvidé lo que realmenteme (y pesar de todo) me gustaba de ella. Comencé a llenar de terrores y monstruos las aguas a través de las cuales tengo que navegar... y la verdad, aunque no tengo alternativa, no me desagrada tanto hacerlo...

Olvidé que dejarse llevar por el canto de las sirenas puede traer consecuencias drásticas, pero también olvidé lo hermoso que suenan sus voces...

Ese podría ser el hilo negro. El balance entre tus dharmas utópicos y tu vida prediseñada. entre la monotonía del camino y el orgasmo del amanecer kármico: disfrutar el canto, pero jamás despegarse del mástil de nuestra embarcación... solo así navegaremos en paz a través de la tormenta de emociones que es la vida.

Es un trabajo duro, pero alguien tiene que intentarlo: dejaré de dar vueltas en la mano y me sentaré en ella a buscar mi perfecta iluminación...


(Continuará...)

4 de octubre de 2005

Los Desterrados: Las Tres Fauces de El Príncipe

"¡Oh! ¡Qué maravilla fue para mí ver que tenía tres rostros en su cabeza! mostraba uno delante, y éste era colorado; de los otros dos que se unían a éste, encima de cada uno de los hombros juntándose a los lados de la frente, el de la derecha me pareció entre amarillo y blanco, y el izquierdo ofrecía el aspecto de los que vienen del país por donde se extiende el Nilo..."

(tres caras: roja una, amarilla otra y la tercera negra: el odio, la impotencia y la ignorancia)

El Odio y la Impotencia ante la Ignorancia...

La sabiduria que irradía el Trigésimocuarto Canto de La Comedia de Dante es, por mucho, una representación fiel de las fases expresadas por todos y cada uno de aquellos que han vivido lo que esta vida prediseñada te envía cuando los seres de arriba (por escalafón, jamás por capacidad) no cuentan más con la capacidad suficiente para analizar tu trascendencia; y uno se ve obligado a vagar por los remolinos eternos, al haber perdido la gracia de seguir adelante en la monotonía de una rutina obligatoria...

"Cuán atonito y mudo quedé entonces, no pretendas, ¡oh lector! averiguarlo; yo no lo ecribo, porque sería poco cuan dijera. No estaba muerto ni vivo: considera tú, si algún asomo tienes de ingenio, cuál me vería yo allí, privado de la vida y de la muerte..."

Dante poco podía hacer para describir su visión de El Príncipe... yo no soy Dante, ergo, tengo un vocabulario muchísimo menos vasto para describir semejante atrocidad, cometida esta vez hacia personas muy estimadas por este Equilibrista, pero que, para desgracia colectiva, se unen a una fila interminable de seres cuyo pecado ha sido, después de haber sido devorados por arpías durante su tiempo en este servicio público, el no existir más en un documento contable, lo cual los condena al círculo del olvido...

"Tente bien: por este trance hay que pasar para alejarse de tantos males..."

Venga pues, mi más profunda comunión con su tumba superficial: los entierran, pero esto no debe tener profundidad en sus vidas... la tierra que le hacen tragar no será suficiente para que, gente como nosotros no logre salir una vez más avante.

Paciencia a todos l@s exiliados: Después de los hielos del último circulo del Infierno, sigue la reflexión del Purgatorio y finalmente, para aquellos más capaces, el Paraíso.

...

Mientras tanto: las tres fauces de El Príncipe han quedado vacantes para los verdugos ciegos de aquellos que fueron, son y serán injustamente desterrados...

2 de octubre de 2005

El Zig Zag del Camino Yin Yan

El tiempo es mi obsesión... los momentos para aprovecharle son nulos, aquellos que se obtienen, son vagos...

Mucho ha pasado en pocos días en la intrascendencia de una vida como la mía (¿...o la tuya?) y el reflejo actual de mis watts de iluminación interna, no necesariamente corresponde con cada una de las publicaciónes que se vendrán, ¡aun cuando mi objetivo en estos próximos días será emparejarme con el trauma nuestro de cada día!

¿Por qué hacer esta aclaración? porque en este juego bizarro que todos jugamos hasta el hartazgo, cada día parece suceder algo que cambia el camino que seguimos... de ahí que el dharma parezca carretera sobre montaña de tanta pinche curva (¡carretera al Real, para l@s locales!).

De plano, el levantarnos cada nuevo día con un humor diferente no ayuda en nada, pero tampoco podemos caer en el egocentrismo absoluto de pensar que el mundo tiene como único motivo de existencia el alegrarnos o jodernos la ídem...

Y no, no es que los extremos sean el motor de mi senda respiratoria, pero estos días pasados que me alejaron del psicólogo en línea en que se ha convertido esta esquinita global (¡juró que no soy el único!) estuvieron llenos de contrastes que, llegaron al punto de resultar irónicos y retorcidos (me cae: alguien se ríe allá arriba... y no puedo culparlo).

Valor mis millones de bloger@s (aja): cada día es más facil vivir estos cambios de humor... o al menos se va haciendo callo el alma.

Cada golpe en la frente, madrazo en el camino, putazo en las entrañas o violín al alma tendrá su repercusión, pero está en nosotros que ésta no dure mucho.

Es un sendero lleno de espinas para alcanzar la iluminación. Pero cada gota de sangre y sudor que nos arranquen es un centimetro más de alineación perfecta de tus y mis chacras lacras...

¿No sería mejor caminar derecho? ¡claro!... pero ¿quién les dijo que se puede?

No somos suprahumanos que se eleven sobre las grietas que el camino ha trazado... no somos inmunes a la demoniaca divinidad de un vida con humor negro... por ello, tómenlo con filosofía: si el camino fuera recto, ¿dónde estaría la diversión?

Caminen, y nunca dejen de hacerlo...