31 de diciembre de 2005

Al Límite del Fin de Año...

Si, si...

Ya sé como se ve que el mero 31 de diciembre este conectadote metiendo más verbo a este espacio (el término Loser me viene a la mente!) pero que quieren: ya me aburrí y todavía no empieza la pachanga... y ya me conozco! nomas me quedo sin hacer nada y todo un abanico de pensamientos paranoicos y conceptos de futuros fatalistas para la humanidad se vienen a mi cabeza... es lo malo del ocio.

Algo extraño se cocina dentro de mí y no tiene nada que ver con las atascadas alimenticias que uno se pone en estas fechas... sin saber exactamente por qué, comienzo a ver distinto todo esto del cambio de etiqueta anual. Antes parecía entusiasmarme un poco más todo el significado de las fechas y ahora las vivo sin mucho interés.

Quisiera poder comenzar uno de mis tantos viajes astrales por el universo de mis chaquetas mentales y debrayarme diciendo que el desinterés de mi persona por el momento es debido al análisis de cómo es que el balance del tiempo en el dharma de la vida no se afecta ni modifica por un calendario establecido siglos atrás por una autoridad eclesiástica, o cómo la celebración de natalicios de creadores y/o filósofos debe ser un momento de reflexión sobre si en verdad debemos seguir apegando nuestro provenir a dogmas surrealistas de vidas paralelas, sin importar que parte de esa jornada es el karma que ahora tanto defiendo, o cualquier otro punto gnóstico de justificación...

... pero la verdad, es que a veces no soy tan complicado.

Ni todo lo bueno pasado y por venir me parece tan sensacional, ni todo lo malo acontecido y proveniente me parece tan terrible. La incertidumbre del futuro ha dejado de tener valor para mí. Y no, no es por que fui adolescente de la Generación X (o bueno, a lo mejor si!!) que digo que todo me parece efímero al final.

Probablemente alguien en algun lugar de este planeta me miente la madre al darse cuenta de la intrascendecia de mi vida comparada con verdaderos problemas y verdaderos avances, pero la verdad es que en este año me pasaron cosas muy muy buenas y muy muy malas... y la lección que recibo de ello es que, de todas formas habrá que seguir caminando y, por brillante o asqueroso que sea el futuro, ya no contamino mi presente con su incertidumbre.

Es por eso, que a pesar de que pinta para ser un año decisivo en muchas cosas para este equilibrista de la vida y las emociones, no me preocupo o no lo festejo todo lo que debería (aunque si me voy a dar un atascón en un par de horas!!).

Todo el tiempo es un buen tiempo para tomarse el tiempo con calma...

Sólo espero poder seguir con esa actitud el resto del año (porque ya sé cómo luego me desquicio!!).

Embriago mi alma en honor de todo lo bueno que vendrá, emborracho mi espíritu para inmunizarlo contra mis demonios y, en un momento de texto prosaico, pongo requete chiles mi cuerpo pa' celebrar el presente!!!


Feliz año nuevo.
Que la luz llegue a tod@s ustedes...

24 de diciembre de 2005

Se Abren los Sueños... y el Campo de Batalla

Después de dos manifiestos llenos de locura, autoexploración y redescubrimiento mental y espiritual, es tiempo de volver a la realidad para hacer un nuevo interludio musical en esta vida en busca de equilibrio:

Quiero hacer partícipes a tod@s de la apertura del portal de mis utopías: la página oficial de DAGORLAD esta finalmente en operación.

Además, el primero de enero de 2006 (quisiera decirles que desde el primer minuto, pero la verdad es que a esa hora me estaré poniendo chachalaco!!!) será el lanzamiento de la primera grabación de la banda "FORGING EP", la cual estará disponible en ese mismo sitio.

Gracias a tod@s l@s que hacen posible para este equilibrista de la vida y las emociones seguir su búsqueda por una vida no prediseñada.

Gracias muy especiales a Keivin W. y su MediaLab por el apoyo y el espacio físico y en línea de este WebSite.

Para accesar al sitio oficial de DagorLad, pueden dar clic en el logo, seleccionar el botón referente en la barra de información de su derecha, o ya de plano seguir este enlace:



Ah! por cierto: Felices Fiestas para tod@s l@s que alguna vez han puesto un ciber-pie en este blog o en mi página personal (y para los que no, también... pero más les vale venir por aca alguna vez!!)

14 de diciembre de 2005

Aquí Estoy

Aquí estoy…

Si… casi un mes otra vez… y si bien es cierto que el tiempo no ha sido amable conmigo, la absoluta verdad es que no estaba seguro de si tenía ganas de continuar utilizando y escribiendo en este espacio que no tengo ni la menor idea de si alguien consulta… y en un arranque de sinceridad, he de confesar que llegué a no estar seguro de si tenía ganas de continuar con todo lo demás.

Todo lo siguiente es una expresión no programada... no busquen lógica racional, porque es un reflejo de todo lo que pasa en mi mente después de la tormenta perfecta que segó mi horizonte: cero trivialidades anteriores, que rápido cae uno ante pequeños huecos antes de enfrentarse brutalmente al abismo.

¿Saben? Aun no estoy muy seguro... y a casi tres semanas de que mi vida sufriera esa alteración, aun no se como me siento, aun no se si podré o no podré... pero hasta ahora todo marcha en orden… es la primera vez que me doy cuenta de que las cosas tienen que cambiar si no quiero que se me acabe el tiempo de este karma.

No puedo recordar bien si justo en ese momento me vi sorprendido… en el fondo creo que ya lo esperaba… todo en mi percepción se debilitaba, así como el coraje de seguir adelante.

Ante la confirmación, no todo fue desolación. El perverso sentimiento de ser un testigo invisible de la caída personal, es una fantasía retorcida que todos en algún momento de nuestra vida tenemos, pero que no contamos con la seguridad de confirmar si tendríamos el valor para hacerlo realmente.

Pensé que me caería más de lo normal… y probablemente así fue, sólo que esta vez la estructura no se rompió por lo más delgado, sino por el cascarón.

En uno de los tantos y lagos momentos de auto exploración de los demonios de mi mente, surgieron por igual escapes rápidos y caminos más intrincados. Uno no suele valorar lo hermoso que es la mente humana: de un minuto a otro se puede viajar desde el sentimiento más lúgubre hasta el perfecto status de iluminación, de la agonía a la soledad, de la melancolía a la furia, de resentimiento a la autolástima y de la locura hacia la paz.

Insisto: aun no puedo concluir que hay adentro, que extraña mirada alternativa se esta forjando en mi bizarra psique… probablemente nunca habrá concilio entre las tarántulas que construyen las telarañas de mi cordura. Siempre existirán momentos de madurez y desesperación, de flaqueza y de sueños de dominación… y a pesar de que este momento de irreflexión me llevo a la única decisión de mantener este karma desenvolviéndose, no puedo dejar de recordar, de todo este desbarajuste de sentimientos mal reflejados en este intento de expresión escrita, el momento en el cual sabía que, sin importar si el camino desaparecía más adelante, o se volvía llano, no tenia más remedio – no confundir con voluntad - de seguir caminando.

Mi último post en este sitio de autoflagelación cibernética me mostraba alguien orgulloso de la última gran decisión que tomo al abandonar la lóbrega y vacía vida. Aquí estaba yo dándome de gran equilibrista de la vida en trivialidades del momento… hasta que la cuerda dejo de moverse y simplemente despareció. Pero, aun dentro de mi desconfianza al repetirme un mantra digno de mi nueva filosofía, no dudaba que esto era un ejercicio más allá de un castigo divino. Era la oportunidad de crear un nuevo ser dentro de este ente corrupto de mierda hueca, social e imposiciones. Una oportunidad para corregir lo que por las buenas jamás hubiera corregido y para mirar hacia un futuro que en el fondo sabía que no quería recorrer.

Todavía no sé que viene... aún no se si podré volverme a sentar al pie de mi árbol a meditar o si las olas del rabioso mar que yo mismo me encargué de encolerizar inundarán sus raíces. Tengo miedo, pero no de lo que esta pasando, sino de no ser lo suficientemente capaz de resistir los ataques que provendrán de mí mismo. Esta vez no queda más camino que dejar atrás las fauces llenas de lágrimas de mi omnipresente demonio… y eso es algo que agradezco de todo esto. Sin semejante golpe, jamás lo hubiera siquiera intentado… sin la luz que encontré a mediados de año, me hubiera derrumbado... tal vez los cimientos no están intactos, pero sigo en pie… sin equilibrio, sin caminos reales recorridos, sin luz interna ni alineación… Pero sigo en pie.

Jamás ha habido balance... ahí yace la belleza de todo. No se si estoy listo para borrar de tajo el libro negro de mis agresiones, pero es el momento de escribir un nuevo comienzo para la comedia que he llevado por vida.

Solo queda renacer sin haber muerto, o morir con la vida fluyendo…

… Aquí Estoy.