31 de diciembre de 2006

El Fin de este Año

Celebremos

Pues la llegada de 2007 nos brinda la mejor de las noticias:

El 2006 llega a su fin.

y si este año moribundo les deja a ustedes grandes vivencias, grandes recuerdos y lo mantendrán por siempre en sus corazones y recuerdos, felicidades, pero en lo personal lo mejor de este 2006, es que llega a su fin.

y si bien mis (ya no tan) nuevas filosofias me hacen sentarme a reflexionar y obtener lo rescatable, en un arranque de sinceridad debo aceptar lo siguiente: este fue un pésimo año para mí.

A la mitad se murieron mis sueños de forjador, y hacia el final se cayó mi estabilidad prediseñada.

Salud por la muerte más celebrada:

Adiós 2006, y que jamás regreses a mis pensamientos...

30 de diciembre de 2006

El Día de las Bestias

Una vez más las bestias del mundo toman sus titulares. No voy a adentrarme en analizar merecimientos o no de lo sucedido. En vez de ello los invito a que lean el siguiente artículo del reconocido periodista británico Robert Fisk, corresponsal en Medio Oriente del diario inglés The Independient, referente al asesinato de Hussein por órdenes de su clon de occidente:


La Bestia de Bagdad en el patíbulo


Robert Fisk

Saddam Hussein a la horca. Es una ecuación sencilla. ¿Quién podría ser más merecedor de dar sus últimos pasos en el patíbulo y de que se le rompa el cuello al final de una cuerda que la Bestia de Bagdad, el Hitler del Tigris, el hombre que asesinó a cientos de miles de iraquíes inocentes rociando armas químicas sobre sus enemigos?

Dentro de unas horas nuestros amos nos dirán que éste es un "gran día" para los iraquíes y que esperan que el mundo musulmán olvide que la sentencia de muerte fue firmada por el "gobierno iraquí", pero claramente por órdenes de los estadunidenses, el mismo día del Eid al Adha, la fiesta del sacrificio, en que se celebra el perdón en todo el mundo árabe.

Pero la historia registrará que los árabes y otros musulmanes, al igual que muchos en Occidente, se harán este fin de semana una pregunta que no aparecerá en diarios occidentales porque no pertenece al discurso que nos han impuesto nuestros presidentes y primeros ministros ¿Y qué pasará con los otros culpables?

No, Tony Blair no es Saddam. Nosotros no arrojamos gases a nuestros enemigos. George W. Bush no es Saddam. El no invadió Irán ni Kuwait. Sólo invadió Irak. Pero cientos de miles de civiles iraquíes están muertos y miles de tropas occidentales han muerto, porque los señores Bush, Blair, y los gobernantes de España, Italia y Australia, fueron a la guerra en 2003 envueltos en una bazofia de mentiras y mendacidad, lo cual, dadas las armas que usamos, resultó en una inmensa brutalidad.

En el caos que siguió a los crímenes internacionales contra la humanidad de 2001 hemos torturado, agredido brutalmente y asesinado a inocentes. A la infame prisión de Abu Ghraib de Saddam Hussein le añadimos nuestra propia infamia. Y con todo, se supone que debemos olvidar estos crímenes terribles y aplaudir cuando se columpie el cadáver del dictador que nosotros mismos creamos.

¿Quién alentó a Saddam a invadir Irán en 1980, en lo que fue uno de los peores crímenes de guerra jamás cometidos, dado que esto fue lo que llevó a la muerte a millón y medio de almas? ¿Quién le vendió los componentes para fabricar las armas químicas con las que empapó a Irán y a los kurdos? Fuimos nosotros.

No es de extrañar que los estadunidenses, quienes controlaron el peculiar juicio, prohibieron que se mencionara ésta, su peor atrocidad, durante el proceso. ¿Era posible que Hussein fuera entregado a los iraníes para que ellos lo juzgaran por sus masivos crímenes de guerra? Claro que no, porque eso expondría nuestra culpabilidad.

¿Y nuestros asesinatos perpetrados en 2003 con nuestras bombas de uranio empobrecido, nuestras bombas "destruye búnkers", nuestro fósforo, nuestros sanguinarios sitios en torno de Fallujah y Najaf. Y luego, tras la invasión, el infernal desastre de anarquía que desencadenamos sobre la población iraquí después de nuestra "victoria" y nuestra "misión cumplida", ¿a quién se va a encontrar culpable por esto? Tendremos que esperar que salgan las ególatras memorias de Bush y Blair, que serán escritas, con toda seguridad, desde un cómodo y próspero retiro, para hallar un leve remordimiento o intento de expiación por estos hechos.

Horas después de que se dictara la condena a muerte contra Saddam Hussein, su familia ­su primera esposa, Sajida, su hija y otros parientes­ habían abandonado toda esperanza. "Lo que se podía hacer ya se hizo, sólo podemos esperar que todo siga su curso", me dijo uno de sus parientes, la noche del viernes.

Pero Saddam ya lo sabía, él mismo proclamó su "martirio", afirmó que aún es presidente de Irak y que morirá por su país. Todos los hombres condenados enfrentan una disyuntiva: morir implorando clemencia o morir con la dignidad que puedan reunir en sus últimas horas de vida.

Durante su última aparición ante el tribunal, una sonrisa raquítica se extendió por el rostro del asesino en masa, y ésta nos mostró, desde entonces, la forma que Saddam ha elegido para caminar hasta la horca.

He documentado sus monstruosos crímenes durante años. He hablado con los sobrevivientes kurdos de Halabja, y con los chiítas que se levantaron contra el dictador a petición nuestra, en 1991, y que abandonamos a su suerte. Decenas de miles de ellos, junto con sus esposas, fueron colgados como animales de caza por los verdugos de Saddam.

Recorrí una cámara de ejecución, sólo meses después de que se descubrió que nosotros usamos la misma prisión para torturar y matar, y he visto a los iraquíes desenterrar a miles de parientes muertos de las fosas comunes de Hilla. Uno de estos cadáveres tenía una prótesis de cadera recién implantada y la identificación del hospital todavía colgaba del brazo. Lo llevaron del hospital directamente a su lugar de ejecución. Al igual que lo hizo Donald Rumsfeld, tuve la oportunidad de estrechar la suave y húmeda mano del dictador. Y con todo, el viejo criminal de guerra terminó sus días en el poder escribiendo novelas románticas.

Fue mi colega Tom Friedman ­quien hoy es un mesiánico columnista del diario The New York Times­ quien describió perfectamente el carácter de Saddam poco antes de la invasión de 2003: "mitad don Corleone y mitad Pato Donald". Con esta definición única, Friedman capturó el horror que tienen en común todos los dictadores, su atracción hacia el sadismo, su naturaleza grotesca e inverosímil, además de su brutalidad.

Pero no es así como el mundo árabe lo percibirá. Al principio, los que sufrieron la crueldad de Saddam darán la bienvenida a su ejecución. Cientos quieren ser el verdugo que jale la palanca que abrirá la trampa de la horca a través de la cual caerá el ex gobernante iraquí.

Muchos kurdos y chiítas fuera de Irak celebrarán su fin. Pero tanto ellos como millones de otros musulmanes recordarán cómo se le informó que su ejecución sería en la madrugada de la fiesta de Eid al Adha, en la que se recuerda el sacrificio que casi ejecutó Abraham contra su hijo; una fiesta que incluso el horrendo Saddam conmemoraba, cínicamente, liberando a presos de las cárceles.

Puede ser que Saddam Hussein haya sido "entregado a las autoridades iraquíes" justo antes de morir, pero su ejecución será percibida ­correctamente­ como obra de Estados Unidos y el tiempo se encargará de darle a este hecho un último barniz duradero, pues nada evitará que quede la impresión de que Occidente destruyó a un líder árabe cuando éste se negó a seguir obedeciendo las órdenes de Washington y que, a pesar de todas sus atrocidades, falleció como un mártir a manos de los nuevos cruzados. De eso se encargarán algunos historiadores árabes que aprovecharán el hecho de que Hussein no haya sido juzgado por todos sus crímenes.

Después de que Saddam fue capturado, en noviembre de 2003, se incrementó la ferocidad con que la insurgencia atacaba a las tropas estadunidenses. Después de su muerte, de nuevo se redoblará esta intensidad. Liberados ya de la remota posibilidad de que se le conmutara la sentencia, los enemigos de Occidente no tienen razón para temer el regreso del régimen del partido Baaz. Nada más tomen en cuenta que Osama Bin Laden se regocijará por la ejecución tanto como Bush y Blair. Se han vengado ya tantos crímenes, y aún así, nosotros nos hemos escapado de la justicia.

© The Independent

Traducción: Gabriela Fonseca

27 de diciembre de 2006

Interludio Musical: El Nobel bajo el Hechizo de Luna

Chequen nomas quiénes son grandes y con quiénes se codean:



Para aquel que no ubique: no, ese no es un ruquito vaciado cualquiera, es nada más y nada menos que José Saramago, ganador del Nobel de Literatura y el otro no es cualquier lacra que no le dio tiempo de peinarse, es José Luís Peixoto, otro reconocido escritor portugués que escribió un libro titulado El Antídoto, y del cual esos greñudos marihuanos que aparecen tocando, que dizque se hacen llamar Moonspell, hicieron una interpretación musical, la cual fue plasmada en su penúltimo álbum titulado The Antidote.

Y es precisamente el autor quien le presenta a Saramago el trabajo de la banda.

Oh Yeah!! ¿Quién dice que el Metal no es Cultura?

26 de diciembre de 2006

Infomercial

Perfecto reflejo de la economía presente y futura del México oscurantista del siglo XXI (creada por el monero Hernández):




Felices fiestas a tod@s!! (a celebrar mientras aún exista algo por qué hacerlo!!)


15 de diciembre de 2006

Carta al General...

Augusto:

El día 10 de este mes regresaba a casa a media tarde, después de asistir a un evento que enmarcaba la celebración internacional de los derechos humanos. Me disponía a trabajar cuando al acceder a la red me encotré de frente con un artículo acerca de tu muerte. Debo reconcoer que me hiciste atravesar por distintas facetas y sentimientos:

La sorpresa fue sólo pasajera, pues francamente tu estado de salud no hacía más que indnicar que llegarían por ti tarde o temprano. Depués, caí en lo que supongo cayó la gran mayoría de las personas que alguna vez supieron de tu existencia: la satisfación.

La satisfacción de saber que te habías ido, que tu presencia dejaría de ser una demostración vulgar de injusticia, que la tranquilidad de tu paso ya no ofendería a todos aquellos que se volvieron uno con las entrañas de este mundo de forma prematura, debido a tu presencia en sus vidas.

Después de ese momento, pasé al morbo: deseaba que tu muerte hubiera sido lenta, a conciencia plena de lo que te sucedía, con la plena seguridad de que sabías lo que vendría y de como, ante tu senil y atónita mirada, la vida goteaba bajo tu cama, marchitando poco a poco tu traquilidad inmerecida, acabando con la paz mal ganada de la vejez que habías conseguido y teniendo tu propia agonía como último suspiro.

Siguió el cambió de humores y llegó a mí la curiosidad, la sonrisa involuntaria de saber que uno de los mejores actos de celebración de los derechos humanos era tu partida: tu, el principal promotor de la inexistencia de éstos, ponías la pirotecnia a la celebración internacional, esperando que todos tus clones de ideas que abundan actualmente en el poder, principalmente en el norte de este grandioso continente, siguieran tus pasos hacia el más allá lo más pronto posible.

Fue entonces cuando mi marcha de sentimientos dio un giro, y reaccioné: te ibas, y te ibas impune. La muerte ante su ceguera democrática, te llevaba con toda la calma con la que trata a cualquiera; y tú en tu retorcida mente sabías que eso era lo mejor que te sucedía, pues la niña blanca era la única que habría de someterte a juicio, a darte de frente con la equidad y el balance y con la repartición de justicia. Feliz, aun con todo y el posible sufrimiento físico. Dejando atrás a miles, millones de personas con el sentimiento de impotencia, sabedores de que en la tierra nadie fue capaz de hacerte nada... entonces, en verdad, me puse triste por tu muerte, tu muerte salvadora, tu muerte inoportuna... y aqui nos quedamos todos, incpaces de haberte tocado.

Después, como consuelo y punto final, caí en un animísmo lóbrego: fue entonces cuando soñe con olvidarme por un instante de todas mis dudas y abrazar un dogma, y desear que haya algó más allá de este mundo. Y todo ello con el único fin de saber que te fuiste impunte, pero que tal vez existía una justicia divina que te haría pagar por todo lo que hiciste, por todas las almas arrancadas de sus cuerpos, que te castigaría con una horripilante saña que rebasara la sobriedad humana, que tu agonía no fue la única que estuvo en tu cama mientras te ibas, sino que tu cuerpo cansado se esfumó debido al horror que te provocó ver el interminable desfile de las ánimas caídas por tu culpa.

Deseando que en el más puro y dantesco homenaje a la divinidad, hayas descendido a través de los nueve cículos del infierno, sufriendo cada uno de ellos hasta caer a las fauces de El Principe, para permitirle unos cuantos años luz de descanso a las pulverizadas entrañas de Iscariote, para que tomes su lugar en la fase principal, deseando que el Gran Oscuro no deje de llorar para que la sal de sus lágrimas moje tus heridas.

Así, mi general, así... eso te deseo yo, yo que nací cuando llevabas años manchando de sangre las calles de tu país, yo que nací a miles de kilómetros de donde tu despedazabas a los tuyos, yo que jamás me topé de frente con tu reino de terror... no quiero ni pensar lo que te desearán aquellos que vivieron y murieron bajo tu yugo.

Adiós Augusto: que tu tumba sea poco profunda, que tu lápida no se limpie de toda la mierda que representas, que el Karma sea tan bendito para que, en vez de reencarnar en el futuro, aparezcas en el pasado, justo en tu Santiago, transformado en uno de tus opositores capturado, porque no habrá peor castigo para ti que convertirte en tu propia víctima.


Sinceramente

El Equilibrista


12 de diciembre de 2006

La Guadalupaaaanaaa La Guadalupaaaanaaa!!!

Pues si, contario a lo que muchas personas que me conocen podrian esperar de mí, yo y mis múltiples personalidades nos unimos a la celebración que nos acontece el día de hoy:

LA INAUGURACIÓN DEL MARATÓN LUPE REYES!!!



Estos subsecuentes días de orgías son gracias a que según la señito aca arriba ilustrada se le apareció a un tal Juan Diego un día como hoy y le dio permiso de irse de pedo por el resto del año en vez de seguir bajo el yugo de sus conquistadores.

Y ya sé, ya sé, tod@s aquell@s que están esperando que se me salte lo hereje, se aguantan... esta vez les voy a quedar mal:

No, no voy a decir que esta celebración es probablemente la primer gran campaña de posicionamiento, no voy a decir que fue pura estrategia publicitaria que una virgen con los mismo razgos característicos del pueblo oprimido y rebelde ante la evangelización se le apareciara al ser que representaba todos los factores comunes del target group, para lanzar el mensaje masivo de "alguien como tú es bendecido por alguien que se parece a ti".

No voy a mencionar que es ridículo e hilarante pensar que fue una casualidad que el punto de aparición fuera exactamente la ubicación de uno de los últimos templos de adoración a la cultura mexica, el templo de tonanzin, y que dicho milagrito fue el pretexto perfecto para hacer pedazos lo que quedaba de esta cultura.

No voy a caer en la provocación de discutir la teología retorcida de una aparación estratégica en diferentes partes y momentos históricos del mundo donde las aguas se turbian para la tiranía católica.

No voy a hacer referencia de la gastada, cursi y ofensiva cobertura a través de los años de dicho fenómeno para explotar de la manera más vil las creencias más profundas de la sociedad, a fin de mantener a raya de asuntos trascendentes a un pueblo que pide a gritos algo de luz en sus desgraciadas vidas, y que creen que con circo se nos va a olvidar que no hay para pan.

Y mucho menos esperen que caiga en el juego de la coyuntura del país y hacer referencia de que, Por "tintes políticos" y por incluirse una "Virgen zapatista", algun sohumano llamado Alfredo Marín Gutiérrez, y que es director del Museo del Carmen censuró la obra que ilustra este post, titulada Comandanta Lupita, creación del artista Polo Castellanos... acción que representa una estrella más en el canal de este sexenio de oscurantismo.

Asi que no, ni lo esperen... no voy a hablar de nada de eso... Mejor, me entregaré al frenesí de la temporada: Salud!!!

... Mota y marihuaaaanaaa mota y marihuaaanaaa!!!

9 de diciembre de 2006

Un Gurú Orgulloso de su Saltamontes...

Y por si alguien lo dudaba: las gracias de su presidente, actual reencarnación del aquí ilustrado. Se titula Balance, y es de El Fisgón:


Y todavía no hemos visto ni el principio del fin...

Ando en la grilla y en varios biznes, por eso no he pseudoredactado nada en un rato; pero creo pronto podré equilibrar mis actividades (sería lo único con equilibrio en este ambiente) y todo regresará a la anormalidad.

Saludos... y sálvese quien pueda...

1 de diciembre de 2006

Diciembre 1, 2006

Mexicanas, Mexicanos, compatriotas, tod@s aquell@s que habitamos y amamos este país:


El México oscurantista del siglo XXI ha llegado.


Un minuto de silencio por un sexenio de silencio...