16 de agosto de 2007

...Pero sigue siendo El Rey


¿Qué más se puede decir? ¿Qué más se puede agregar? Nadie como Él.

30 años sin aquel al que todo alterno musical le debe todo...

Debido a la proproción, prácticamente debería citar al más grande escritor de todos los tiempos, pero nos conformamos con las más que acertadas líneas de Tommy Lee Jones en "Men in Black":



Elvis no murió. Sólo regresó a su planeta...




Tengamos fe... tal vez algún día decida regresar...

12 de agosto de 2007

El Equilibrista (Parte 13: Érase una vez un equilibrista...)

Primer acto

Érase una vez un equilibrista de la vida y emociones, que vivía atrapado en el cuerpo de un redactor de ilusiones rotas, recientemente ascendido(?) a creador de circos virtuales y cibercortinas de humo, cuyo movimiento lo alejó un par de pasos del lodo.

Hacía ya tiempo que el equilibrsita había dejado de soñar con utopías de realidades alternas y reflejos propios en un espejo menos lóbrego. Aún así, con la presencia mental siempre ausente de su monótona realidad y constantemente testigo del paraleiismo predominante de sus fantasías, un día este curioso individuo se dio un frentazo con su realidad: más allá que un honesto deseo de crecimeinto, el equilibrsita soltó su barra, se bajó de su cuerda y decidió acallar las voces a su alrededor y seguir adelante con su alineación didáctica de la cultura dominante.

Dentro de este nuevo mundo, él se encontró extrañamente placentero, esto, más allá de la actividad per sé, fue por de escuchar el hermoso silencio y la paz que obtuvo con semejante acto. Pero las fauces ferozas de su ambiente encontraron satisfacción de su acciones demasiado rápido y el desequilibrio volvió al ataque... esta vez nuestro intrascendente personaje se encontró convertido en un limosnero kármico... y para su horrible colmo, también económico...

La ruina moral y la bancarrtota física mermaron su ya ultrajado balance. Pero entonces, justo a la mitad del gozo perverso y su regodeo trágico, el equilibrista volvió a soñar, a abrir su mente, a abrir sus esperanzas y el destino parecía haberle puesto en el camino un inconcebible cruce entre sus dos realidades, entre su palapa en la bahía del lodo y su puente de marfil para atravesar el pantano que significa su vida prediseñada...


(continuará...)