23 de julio de 2008

Por sanidad, la autorepresión

(no agrego nada: los que han echado un vistazo a mis telarañas psíquicas sabrán por qué lo publico y también por qué no opino más...)


Capturan al ex líder serbio bosnio Karadzic; estuvo 13 años prófugo


Belgrado, 21 de julio. El ex líder serbio bosnio Radovan Karadzic, uno de los hombres más buscados del mundo y prófugo desde hace casi 13 años, fue arrestado hoy por los servicios de seguridad serbios, informó el presidente Boris Tadic en un escueto comunicado, que de inmediato desató una reacción favorable de Estados Unidos y la Unión Europea, cuyos gobiernos han reclamado persistentemente a Belgrado la detención de quien fuera presidente de la República Srpska, durante la guerra de los Balcanes en los años 90.


Ocaso del “héroe” de la Gran Serbia


Héroe para quienes sueñan con una “Gran Serbia”, pesadilla viviente para los bosnios y musulmanes que sobrevivieron a su plan de limpieza étnica. Radovan Karadzic fue por muchos años uno de los dirigentes que atizaron el fuego de la guerra en la ex Yugoslavia.

Nacido en junio de 1945 en un establo de Petnjica, una pequeña aldea en la parte montenegrina del monte Durmitor, Karadzic se crió en el seno de una familia dividida entre la lealtad a los nacionalistas serbios y los comunistas.

Desde sus tiempos como estudiante de medicina y siquiatría en Sarajevo, las ideas nacionalistas que propugnaban la formación de una Serbia unida y fuerte dejaron una honda impresión en él.

Karadzic, también conocido entre sus amigos por ser poeta y músico, formó el Partido Democrático Serbio (PDS) y será recordado como el primer político en amenazar públicamente a un grupo social con el genocidio.

Fue durante un debate parlamentario en 1991 que amenazó a los musulmanes con que serían “borrados de la faz de la tierra” si Bosnia se separaba del resto de Yugoslavia, e intentó cumplirlo.

Menos de un año después, con el cobijo de su aliado Slobodan Milosevic, Karadzic comenzó la limpieza étnica de Serbia con la ejecución de miles de croatas y musulmanes de todo el país.

Aunque el Tribunal Penal Internacional lo acusa de múltiples crímenes de guerra y lesa humanidad, la máxima atrocidad de Karadzic fue el asesinato de más de ocho mil musulmanes en la localidad de Srebrenica, a manos de sus tropas serbiobosnias en julio de 1995.

Sin embargo, la cuota de muerte que dejó Karadzic es mucho mayor. Se le responsabiliza por la muerte de más de 75 mil civiles, más de 400 matanzas, 380 campos de detenidos en condiciones infrahumanas y 93 fosas masivas.

Además, los recursos económicos que obtuvo durante sus años en el poder, le sirvieron para su enriquecimiento privado.


(la jornada 22.julio.2008)



12 de julio de 2008

El Equilibrista (Aquella Noche)


...y aquella noche no pude dormir.

Aquella noche me encontré, con el amanecer por alcanzarme, petrificado por lo que sucedió.. no sabía que hacer, no sabía que decir, simplemente no hubo más que replicar, no huba más que pensar.. no estaba más ahí.

Esto no podía estar pasando, no, no a mí, esto sucede cuando algo en lo más profundo de tu ser palpita lo suficiente para que la más eterna oscuridad se borre con una pequeña ráfaga de luz... no, no a mí.

Cuando un día te levantas y la vida - aquella que te ha orillado a volcar el bien, el mal y todas su variantes en una sola faceta, en una sola emoción - te dice que te dejará en paz... no, no a mí.

Y te encuentras detenido en un mar de telarañas que te impiden razonar, moverte, evitar que tu lógica y autohonestidad se hundan y fusionen con lo más profundo de tu sótano psíquico; y de repente, estás de pie... no, no a mí.

Todo perdió sentido aun más de lo que ya lo había hecho anteriormente. Todo perdió valor y la promesa de no ver para adelante jamás se desvanecía con todo lo que hasta ese momento creía.

Desde aquella noche no me puedo mover, no me debo mover. No quiero que pase el momento, no quiero intentar dar un paso y hundirme. Es esa hermosa agonía la que me me tiene aterrado y que perversamente me da paz. Es el placer de sentir nuevamente el miedo de joderlo todo, precisamente por tenerlo ya.

Es el terror de que el Karma de mis propias indiferencias pasadas me alcance justo cuando los milímetros son distancias que no recorro para no alejarme en vez de sentirme más cerca.

La incertidumbre de saltar al vacío y darte cuenta de tu posición, mientras el viento te susurra al oído que no merces caer, pero tampoco mereces volar y salvarte del impacto.

No hay noches silentes otra vez. No hay descanso en mi dormir, no hay paz, no hay nada... más la emoción invade cada fibra de mi ser porque, aun cuando la noche sigue ahi, no me he de perder en ella.

Heme aquí, con mis viajes nocturnos sobre la cuerda de mi existencia en la cual juego a ser un equilibrista, en al cual no puedo evitar sentirme en paz y aterrado de saber que el impacto sería brutal.

Ahí estoy gritando hacia dentro, cual trauma cotidiano, tragándome el momento para evitar que los vientos de convencionalismo y prejucio me arrojen hacia el precipicio del cual me he salido arrastrando hacia la superficie.

Quiero gritarle al mundo que otra vez estoy vivo, quiero perder la voz haciendo que cada ser a mi alrededor me escuche... quiero que todos sepan que en aquel viejo y marchito árbol de meditación en el cual sólo los cuervos anidan, se ha a posado un ruiseñor, pulverizando de un plomazo las hojas secas que llenaban estas ramas y ahogaban estas raíces.

Pero quieto, silente, e inamovible como debe ser su naturaleza, ha de permancer. para que esas alas no levanten vuelo nuevamente, paralizado hasta que el sol de este peregrinar en vida llegue a su cénit y no quede rastro alguno de la sombras a su alrededor.

Y aún cuando la noche, aquella noche de manto interminable se alce otra vez, sólo habrá estrellas perforando su presencia.


Aquella noche no pude dormir.
Pero aquella noche empecé a soñar...