25 de junio de 2012

¿Usted sigue debatiendo sobre política? ¿¡¿Por qué?!?

¿En serio? ¿En serio tod@s ustedes siguen debatiendo con gente de otros partidos? ¿En serio se siguen peleando por las redes sociales? ¿En serio se ofenden cuando les dicen “Pejezombies”, los acusan de rastreros priístas, o les dicen que su candidata es un voto inútil? Pero… ¿Por qué?

A estas alturas de las campañas políticas, estos golpes, acusaciones y entripados que la “gente de a pie” sigue realizando entre sí es sólo una pérdida de tiempo: porque prácticamente NADIE a estas alturas va a cambiar su intención de voto. El priísmo siempre ha sido voto duro, incorregible, inamovible. En el otro extremo, la gente que sigue a López Obrador es férrea y fundamentalista: creen que él es la única opción para salvar al país y, por ello, nada los va a llevar a cambiar su opinión.

El panismo nunca ha sido panismo por cuestiones políticas, es una cuestión de ideología. Ser de Acción Nacional no tiene nada que ver con coyunturas sociales; tal vez una única excepción en el año 2000 donde se creyó que Vicente Fox era voto útil (¡Apuesto a que nunca pensaron ver las palabras “Fox” y “Útil” en una oración con sentido!). La militancia del PAN se identifica con el partido por sus posturas sociales y morales, por lo que no votarían por otro candidato que no concuerde con ese modelo conservador.

En estas fechas, a unos días de la elección, tratar de cambiar la decisión de voto de una persona como las antes descritas es una tarea prácticamente inútil. Los mismos candidatos lo saben, por eso, mientras que los ciudadanos critican el hecho de que no se hicieran pedazos en el segundo debate, Los equipos cercanos han comenzado la última fase, que es asegurar las acciones del 1 de julio, y si en el camino pueden convencer a los indecisos y anulistas, es una ganancia extra.

Y hablando de éstos últimos, es necesario hacer una precisión más de las estrategias ciudadanas: La Prensa Negra, el Terrorismo Mediático, la Propaganda Negra y la guerra sucia en general, difícilmente servirán de algo para convencer a estos dos grupos:

Los indecisos siguen así porque la gran mayoría se respalda en el hecho de que “Los candidatos sólo descalifican y no proponen” por lo que en su lógica y discurso, es imposible convencerlos con terrorismo mediático o encuestas (cuchareadas o no) porque están cansados de eso precisamente. Así que, si usted quiere convencer a un indeciso, enséñele las propuestas tangibles de su candidato, no los videos, fotos y chistes en contra del otro.

Y sobre los anulistas (los cuales se prestan para otro escrito más detallado) pues tampoco los va a convencer mostrando el lado oscuro de un presidenciable por una sola razón: no quieren votar precisamente porque su percepción de los cuatro es muy, muy mala y de nada sirve darles un argumento que sólo la pueda hacer peor. A este grupo no le se los van a ganar con encuestas o campañas de desprestigio, sino con la idea de un voto útil: "al menos por esta última vez, no se trata de quien llegue, sino de quien NO debería llegar".

Así que gente: no se desgasten más peleándose con gente cuya decisión es ya un dogma y no un razonamiento flexible… hay mucha más allá afuera que – por un honesto inconformismo o desconocimiento – no sabe qué hacer, pero en verdad está interesada en saber cómo lograr que este país no se hunda más…